Blog

Un nuevo año

En medio de un calor poco habitual y un clima electoral cargado de situaciones, hemos iniciado un año más. Para muchos, estas semanas de vacaciones se han pasado volando y parece increíble que ya estemos terminando la segunda semana de clases, y es que vivimos tiempos en que el ritmo diario de actividades nos condena a sentir que no paramos y que los días tienen menos horas.

Yo suelo comparar la vida en el colegio con la sensación de una licuadora funcionando; una vez que inicia, todo sucede a velocidad y no se detiene hasta que llega el momento de apagarla nuevamente. Pues bien, el miércoles 2 de marzo prendimos la licuadora y no pararemos hasta diciembre.

Este 2016 significa para nuestro colegio un primer paso en el proceso de transformación y mejora que nos hemos planteado. Han pasado 50 años y creemos que estamos en el momento justo de escribir una nueva etapa en la grandiosa historia del Santísimo.

Hemos hecho muchos cambios y hemos iniciado nuevos procesos, hemos reestructurado la organización interna y contamos con nuevas personas que se suman a la tarea, y también hemos establecido metas ambiciosas y rutas para alcanzarlas; todo esto a partir del plan estratégico al 2019 que ustedes ya conocen.

La próxima semana tendremos las primeras reuniones informativas con ustedes donde les daremos a conocer las principales innovaciones y propuestas implementadas, y será oportunidad para conocer al equipo docente que acompañará a sus hijos e hijas. Esperamos contar con su presencia dada la importancia de este primer encuentro.

Tenemos mucha expectativa por lo que nos tocará vivir los próximos meses y estamos seguros que con la participación de toda la comunidad educativa podremos alcanzar lo planeado. Un requisito fundamental para esto es la comunicación. Solo si nos mantenemos en permanente diálogo podremos responder a sus inquietudes y compartirles lo que vamos construyendo día a día.

Este boletín es el medio principal de información pero no el único, tenemos que sacarle provecho a la intranet, al correo electrónico, a los horarios de atención a padres, a las entrevistas propiciadas por los tutores, a las horas de preceptoría con los estudiantes, a las diversas reuniones programadas y a todo espacio que nos permita intercambiar nuestros puntos de vista y sugerencias.

En este año de la misericordia, nos ponemos en manos de nuestro Padre Bueno y, a través de la intercesión de María, le pedimos que nos acompañe en todo lo que hagamos y que nos llene de su amor incondicional para cumplir nuestra tarea educadora.

Un buen año para todos.

 

Fraternalmente,

 

Bruno Espinoza Huby

Director