Profesores

El perfil del profesor del Santísimo es visto en diferentes niveles:

  1. Promueve con capacidad creadora e innovadora actividades pedagógicas, que eleven la calidad educativa empleando tecnología actualizada.
  1. Espíritu crítico que le permita evaluar lúcidamente los acontecimientos y ofrecer soluciones apropiadas a cada circunstancia, decidiendo y ejecutando con oportunidad y eficacia.
  1. Capacidad para resolver los problemas en las diversas situaciones vitales, dando cauces de aportación práctica a la sociedad. Con una enseñanza personalizada y trabajo grupal tolerante.
  1. Permanente búsqueda de un alto nivel de preparación académica para lo cual se actualiza constantemente de acuerdo a los cambios tecnológicos y científicos del momento.
  1. Domina el manejo de técnicas y métodos de enseñanza-aprendizaje.
  1. Participa en diversas actividades a nivel institucional para el desarrollo de un modelo curricular acorde con la Institución Educativa.

  1. Posee una madurez humana y espiritual, dada por la práctica constante de los valores y por la profundidad de su vivencia de Fe Cristiana.
  1. Mantiene una personalidad psicológicamente equilibrada indispensable en su quehacer educativo.
  1. Demuestra sincera empatía para con los alumnos y compañeros de trabajo, atento siempre a sus problemas y necesidades.
  1. Posee espíritu alegre, optimista, tolerante y servicial.
  1. Se compromete a vivenciar la práctica de su fe cristiana.
  1. Manifiesta equilibrio emocional y espíritu alegre, optimista y servicial en cada uno de sus actos del quehacer educativo.
  1. Promueve la inclusión en la labor Educativa permanente.

  1. Contribuye a aceptar el orden, las reglas que regulan el sistema social establecido.
  1. Reconoce, valora y utiliza la riqueza expresiva del cuerpo y del movimiento como medio de comunicación.
  1. Participa en actividades físicas, deportivas y recreativas.
  1. Conserva su salud física y mental para potenciar su participación a nivel institucional.
  1. Mantiene hábitos de higiene personal y excelente presentación de acuerdo a las actividades educativas.

 

  1. Posee espíritu evangélico que ayude a los educandos a desarrollar su propia personalidad siguiendo el modelo de Cristo.
  1. Asume una vida con sentido de pertenencia a la Iglesia, viviendo la palabra de Dios, los sacramentos, el servicio de la caridad y las celebraciones litúrgicas.
  1. Tiene un proyecto de vida que le permite aceptar con serenidad las diferentes pruebas de esta vida, buscando identificarse con Cristo, para hacer de sí mismo una predicación gozosa del misterio de la Cruz.
  1. Asume a Cristo como modelo de vida y practica sus enseñanzas.
  1. Evidencia el carisma de la Institución: el amor a Dios y al prójimo, viviendo auténticamente la espiritualidad de la Cruz.
  1. Participa de la vida sacramental de la Iglesia y es coherente con su vida Cristiana con su ejemplo y testimonio de FE.

  1. Presta constante acogida a cada uno de los alumnos hablándoles razonablemente), tratándoles con aprecio y consideración y siempre dentro de las normas de urbanidad.
  1. Procura sencillez y naturalidad en el trato, sin mostrar preferencias, actuando con justicia en la corrección del mal, sin herir ni alterarse, eligiendo la forma propicia para que los alumnos comprendan la necesidad de sanción y la manera de acatarla.
  1. Se identifica e involucra con los principios y postulados de la Institución.
  1. Guarda respeto profundo a la realidad particular de cada uno de los educandos, manifestando bondad, ayudando, animando y deseando instruir y formar.
  1. Muestra discreción y buenas relaciones interpersonales con los miembros de la Institución educativa.
  1. Propicia un ambiente de cordialidad en el quehacer Educativo.
  1. Promueve y practica la ética profesional en todas las circunstancias.